1 2 3 4 5

¿ Cómo ser asertivos en la escuela?

Por: Patricia Caraballo

La Comunicación Asertiva es un estilo de comunicación mediante el cual se expresan sentimientos, opiniones y pensamientos de una forma respetuosa y clara, la cual ayuda a las personas a gestionar los conflictos con los demás de la manera más óptima posible. El entorno familiar suele ser poco inculcador de conductas asertivas, por lo que si bien es importante guiar a los jóvenes en este camino, de igual forma los padres y profesores deben ser asertivos en su interactuar con ellos.

Al tener a disposición un catálogo de conductas asertivas, los jóvenes sabrán cómo afrontar los conflictos que se le puedan presentar en el entorno escolar, manteniendo  el punto medio entre la pasividad y la agresividad. Estos conflictos pueden surgir por mala comunicación entre compañeros o entre alumnos y profesores; indisciplina; mal manejo de conflictos por parte del profesorado, entre otras, ante estas situaciones es importante que el joven pueda expresarse de forma respetuosa, lo que originará que su interlocutor reciba de forma positiva lo que él plantea.

Parte importante de la asertividad, es tener la tolerancia necesaria cuando las cosas no salen como se tienen planeadas, por lo que los jóvenes deben saber que pueden suscitarse situaciones que impidan el logro de ciertas metas y que ante estos obstáculos se debe mantener una actitud objetiva y sobreponerse ante ellos. Las conductas asertivas requieren práctica para poder hacerlas parte del vivir diario, por lo que deben ser inculcadas desde temprana edad, para que desde las niñez se adopten y ejecuten de forma espontánea.

Para fomentar la asertividad en el aula de clases, se deben realizar prácticas como:

  • Escuchar activamente a los jóvenes, así como hacerles saber que se les presta atención a sus planteamientos.
  • Promover la capacidad crítica permitiéndoles razonar sobre las diversas alternativas que pueden producirse en cada caso, estimulando procesos mentales como creaciones de hipótesis, comparaciones, injerencias, entre otras, los cuáles ayudarán en la toma de decisiones.
  • Crear un ambiente en dónde se fomente el componente afectivo, pudiendo desarrollar conexiones emocionales, que generarán mayor apertura y confianza tanto entre compañeros como entre profesores y alumnos.
  • Expresar lo que se piense, sienta y crea de forma respetuosa.
  • Aprender a decir que no, así como a aceptar las negativas.
  • Saber gestionar situaciones de conflicto.
  • Ser congruentes entre lo que decimos y cómo accionamos.
  • Implementar medidas disciplinarias que sean firmes y proporcionales de acuerdo con la situación que se haya suscitado, dando siempre la oportunidad de defensa al abrir espacios de diálogo.
  • Procurar el uso de lenguaje inclusivo cuando se refieran al grupo de clases.

 

Se recomienda que los tutores, profesores y docentes sean claros y directos en su interacción con los jóvenes, manejar situaciones conflictivas de forma óptima y ser capaces de reflexionar sobre sus propias estrategias y en caso de ser necesario, capaces de modificarlas.

 

Sin duda, es fundamental que los centros de educación incentiven la realización de actividades dentro de la comunidad escolar tendientes a impulsar la Comunicación Asertiva, tanto en los jóvenes como en los profesores, ello ayudará a mantener un óptimo rendimiento por parte del alumnado y a la retención escolar por parte de la Institución Educativa.